Kapuscinski sigue enseñando a los futuros periodistas de la UMH gracias a Beata Nowacka

PR03_KAPU_141212_MARTAORTEGA

mi imagen

La mayoría del mundo tiene algún referente, un modelo a seguir. Ryszard Kapuscinski (Pinsk, Polonia 4 de marzo de 1932-  Varsovia,  23 de enero de 2007) es el modelo a seguir para muchos periodistas, ven la importancia de todo el trabajo que hizo a lo largo de su vida. Kapuscinski consiguió adentrarse donde ningún otro periodista lo había hecho, se preocupaba por conocer a fondo la situación del lugar donde se encontraba, no sólo recoger el material suficiente para dar una noticia. Aprovechaba al máximo su estancia.

Beata Nowacka, profesora de la Universidad de Silesia de Polonia, escritora y biógrafa de Kapuscinski realizó una charla el pasado 21 de noviembre en la Universidad Miguel Hernández sobre el conocido periodista, escritor, historiador, ensayista e intérprete. La charla fue en inglés simultáneamente traducida por el profesor José Alberto García Avilés, algo que ralentizó un tanto la charla.

Foto1361recortada

Kapuscinski fue galardonado con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2003, fue miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes y recibió más de 50 premios. Escribió numerosas obras como Ébano, El emperador y Lapidarium IV, cosechando un gran éxito, por lo que han sido traducidas a 45 lenguas.

Nowacka aseguró que lo que hace de Kapuscinski un “buen periodista” no es la carrera de periodismo (ya que él estudió historia), sino que quisiese examinar el presente. En cuanto tuvo la oportunidad (en la década de los 50), escogió cubrir países exóticos (a nivel político). Y es que, Nowacka afirmó que a Kapuscinski le gustaba el riesgo: vivió 30 revoluciones, y le condenaron a muerte en cuatro ocasiones. Se internó donde “ningún blanco volvía con vida” según Nowacka, y cuando mandaba los informes, hasta su propio medio le pedía que volviese. Nunca quiso dejar de cubrir aquellos lugares que creía que debían ser cubiertos, aunque fuese peligroso, porque según él mismo cuando todo estaba tranquilo, se dormía.

Para Kapuscinki, un buen periodista debía ser aquél que sintiese empatía por los otros, no indiferencia. Un periodista no debería ir, grabar e irse, sino quedarse, vivir como viven… Kapuscinski afirmó que “si entre las muchas verdades eliges una sola y la persigues ciegamente, ella se convertirá en falsedad, y tú en un fanático” y la única forma de no ser un fanático es conocer al máximo todos los detalles que se puedan.

Kapuscinski también desarrolló una vena poeta, y, pese a que, como afirmó Beata Nowacka: “no era tan bueno en la poesía como en su faceta periodística y escritora”, no se le dio del todo mal. A continuación, un ejemplo de su poesía.

Nuestros muertos…

Nuestros muertos

qué poco les importa ya nada
son fríos
indiferentes
no hacen preguntas

se mantienen apartados
siempre en el mismo lugar

callan

De “Bloc de notas” 1986 (Poesía completa – Bartleby Editores 2008)
Versión de Abel A. Murcia Soriano

En el año 2005, a raíz de la publicación del libro “Viajes con Heródoto” el programa “Saló de lectura” entrevistó al escritor, a continuación, el vídeo.

La importancia de dejar huella

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Marta Ortega. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s