La confianza con los lectores no se recupera

PR08_GLASS_130213_MARTAORTEGA

mi imagenFicha técnica

Título: El precio de la verdad (Shattered Glass)

Año: 2003

Director: Billy Ray 

Reparto: Hayden Christensen, Peter Sarsgaard, Chloë Sevigny, Steve Zahn…

“¿Cómo puedes inventar un personaje si tienes que fotografiar a todo aquel de quien escribes?”

Esta es la solución que se da en “El precio de la verdad” (Shattered Glass) al problema de saber si un redactor se inventa o no las fuentes. Una simple foto de la persona que ha hecho la declaración muestra la verdad: la fuente es real.

Stephen Glass. Fuente: Ktvu.

El precio de la verdad” es una película basada en hechos reales. Narra la historia de Stephen Glass (Chicago, 1972), un joven prometedor que con tan sólo 23 años comenzó a trabajar como periodista en la revista política estadounidense The New Republic (TNR). Glass también colaboró para Rolling StoneGeorge y Harper’s. La exitosa (y corta) carrera periodística de Stephen Glass se truncó cuando Adam Penenberg, periodista de Forbes Digital, descubrió la invención de fuentes que Glass había hecho en su artículo “Hack Heaven” (El paraíso de los Hackers), publicado el 18 de mayo de 1998. Penenberg consiguió que el editor jefe de TNR, Chuck Lane, analizase todos los artículos que el joven periodista había escrito para ellos.

Glass escribió 41 artículos para TNR. Tras el análisis de Lane y de su equipo, se concluyó que al menos Glass había falseado 27 de ellos. De estos 27, algunos estaban inventados parcialmente, mientras que otros eran falsos en su totalidad, como era el caso de “Hack Heaven”. Tras descubrir esto, la publicación pidió disculpas a todos sus lectores.

Antes de que Forbes Digital descubriese el fraude, The New Republic ya había recibido quejas acusando de la falsedad de algunos artículos de Glass durante más de 2 años sin prestarle la atención necesaria. ¿No debería haberle preocupado al editor jefe de la publicación (Michael Kelly hasta 1997 y después Lane) tales acusaciones y haberlas investigado?

El caso de Glass y The New Republic saca a la luz una serie de preguntas:

  • ¿Cómo es posible que se falsifiquen 27 reportajes para una misma revista y nadie lo descubra? En este caso, ¿también es culpa de la revista?
  • ¿Qué hubiese pasado si Forbes Digital no hubiese descubierto la invención de fuentes?
  • ¿Debería existir una autorregulación entre periodistas para que no sucedan estos fraudes?
  • ¿Es tan sencillo inventar fuentes y publicar una información en los grandes medios?

Las historias de Glass no pasaban desapercibidas, ya que consiguieron llevarle muy pronto hasta el éxito. Este fue uno de sus errores. Cada vez aspiraba a más. No se conformó con ser uno más de la plantilla, cada vez creaba artículos más increíbles, quería destacar. Hasta que destacó demasiado y le descubrieron.

Un periodista debe buscar una gran noticia, sí, pero nunca debe pasarse de una raya que, cualquier persona que se considere “comunicador” debería diferenciar claramente, la de la verdad y la mentira. Un periodista no puede inventar la información. Tiene un trato con su público: contarle la verdad, y no puede romperlo.

Adam Penenberg descubrió el fraude de Glass. Fuente: Center for news literacy.

El caso de Glass no es el único fraude que Adam Penenberg ha descubierto a lo largo de su carrera. En 2005, el cibermedio Wired, tras sospechar que Michelle Delio, una de sus periodistas, había inventado fuentes decidió encargarle a Penenberg, que trabajaba para el medio, un estudio para clarificar lo sucedido. Tras el análisis de más de 160 noticias Penenberg descubrió que Delio también había inventado fuentes.

Estos dos casos hacen dudar de los métodos que los medios (tradicionales, y no tradicionales) utilizan para comprobar que todo lo que sus periodistas escriben es cierto. La prensa debería asegurarse de que todas y cada una de las fuentes que sus trabajadores usan son reales.

Cierto es que es una ardua tarea el comprobar todas las fuentes que se utilizan para una sola publicación (sobre todo lo que se publican o emiten a diario). Pero los medios deben encontrar una forma sencilla y eficaz para cubrir sus espaldas. Y es que, cuando se descubre que en un medio cualquiera ha publicado una noticia que resulta ser un fraude, no es el periodista el que lo acaba pagando, sino que todos los cimientos del medio se resienten, y, pese a no tener la culpa, pagan todos por lo que ha hecho uno solo.

Como se cita en la película, una rápida solución sería tomar fotografías de las fuentes, o para poder demostrar su veracidad.

Hayden Christensen interpreta a Stephen Glass en El precio de la verdad. Fuente: Movie Gazzete

Conclusiones:

Los medios deberían verificar mejor las fuentes usadas por sus trabajadores. Un medio no puede publicar 27 artículos inventados (ya sea en parte o en su totalidad).

Si los medios no se leyesen unos a los otros, nunca se habría descubierto el caso de Glass. Si nadie le hubiese “pillado” podría haber adulterado muchos más artículos. Esto es algo positivo, porque a sabiendas de que se le está observando, las publicaciones tienen más cuidado con aquello que publican.

Los compañeros no deben apoyarse a ciegas unos a otros, es posible que, si todos los compañeros de Glass no le hubiesen “mimado” tanto, no habría podido llegar tan lejos.

Un medio de comunicación debe reconocer sus fallos, y en cuanto un editor descubre lo ocurrido, debe pedir perdón a todos sus lectores, porque les ha fallado.

Un medio debe denunciar si otro está cometiendo este tipo de errores, aunque el editor de dicho medio le pida que no lo haga. Si se descubre un fallo tan grande, debe publicarse.

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Marta Ortega y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s