El pez chico se come al grande

PR08_GLASS_130213_CARLOSLÓPEZ

Imagen Carlos

FICHATÉCNICA DE LA PELÍCULA:

* Título: El precio de la verdad (Shattered Glass)

* Año: 2003

* Director: Billy Ray 

* Reparto: Hayden Christensen, Peter Sarsgaard, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Rosario Dawson, Hank Azaria, Melanie Lynskey, Cas Anvar, Mark Blum…

 

“El precio de la verdad” es una lección de periodismo. Un escritor de la prestigiosa publicación  New Republic, no solo consigue echar por tierra el nombre de la revista, sino que también hunde su propia carrera profesional, ya que publica casi treinta artículos falsos sin levantar ningún tipo de sospecha. Una revista digital, Forbes, con bastante menos renombre que New Republic, y con el trabajo del periodista Adam Penenberg, consigue destapar todas las mentiras de los escritos que durante años había publicado Stephen Glass.

a) Investigar y analizar el trabajo realizado por la publicación online Forbes en este caso.

Coincidiendo con el cambio de dirección en la revista New Republic, Michael Kelly es sustituido por Chuck Lane, el prestigioso periodista de la publicación, Stephen Glass, plantea escribir un artículo sobre los piratas informáticos. Todo parece normal, y el joven dice tener varias fuentes y diversos contactos a raíz de un hacker concreto. Además afirma haber realizado ciertas investigaciones sobre el tema.

Una vez publicado el texto, en la revista digital Forbes, el director llama a su despacho al periodista Adam Penenberg, para preguntar por el motivo que le había impedido acudir a ese congreso nacional de hackers sobre el que Glass ha escrito. Ante la rareza y la sorpresa del artículo, el periodista de Forbes comienza a investigar y a comprobar nombres, datos, citas, y demás, por las páginas webs, haciendo llamadas telefónicas… Tras un duro trabajo Penenberg llega a la conclusión de que el artículo publicado en New Republic es “un colador”: no existen tales nombres, tales datos, y ni siquiera el propio congreso se celebró. Además, una compañera del periodista de Forbes, Andie Fox, decide ayudarle para comprobar la no veracidad del artículo.

Mientras, el propio Glass corrige a sus redactores para que en sus artículos, verifiquen las fuentes y comprueben los datos. Esto se contrapone al trabajo, en parte en equipo, de Adam Penenberg, que con la casi total seguridad de la falsedad del texto de Glass, investiga y analiza cada palabra del escrito, cada nombre, cada dato. No es suficiente todo el trabajo de indagación, que, Penenberg llama a Glass con toda la picardía para decirle que van a escribir un artículo paralelo en Forbes, y que si puede facilitarle algún dato.

Stephen Glass acaba acorralado en su propia mentira. Un buen trabajo de investigación llevado a cabo por el redactor Adam Penenberg, además de cierta astucia, acaban con la reputación y el prestigio de Glass. Pero también, consigue dañar de manera importante la propia firma de New Republic. Una revista digital logra hacer tambalear a la publicación más importante del país, y que incluso es la única que viaja con el presidente norteamericano en el Air Force One.

Imagen de la película

El equipo de Forbes analiza el artículo de Glass

“El periodismo es el arte de captar el comportamiento”

b) Razonar cinco conclusiones críticas respecto al caso de Stephen Glass y New Republic.

Las cinco conclusiones críticas extraídas del caso de Stephen Glass y New Republic, son las que a continuación se enumeran. En primer lugar, el daño que puede hacer una persona a una revista de la magnitud de New Republic, con todo el prestigio que la publicación ha ido adquiriendo. En una parte de la película, cuando Glass cuenta en una charla antes los alumnos de periodismo de universidad, éste cuenta todo el proceso que hay desde que el periodista escribe el artículo hasta que aparece publicado. Sorprende que con tanto paso y con tantos ojos releyendo una y otra vez el texto, Glass consiguiera colar tantos artículos falsos.

En segundo lugar, la confianza que los compañeros del periodista tenían depositada en él. Hasta el último momento de la película, Glass cuenta con el apoyo de otra redactora, Caitlin Avey. De todo esto se deduce que a pesar de la “rivalidad” de la profesión, se debe mantener la confianza y la amistad con los compañeros; aunque en este caso Glass perseguía el éxito pero la ambición le traicionó.

La tercera conclusión es la picaresca de Stephen Glass. Escribir tres de cada cuatro artículos falsos es un error muy grave. No cabe excusa alguna, porque aparte de hundir su propia carrera y la trayectoria profesional, se implica sin necesidad alguna tanto  al director de la publicación, así como al resto del equipo de la redacción. Además de actuar con cierta frialdad ya la ambición, y como ya se ha dicho, corrigiendo y aconsejando a otros redactores a cumplir con la veracidad.

En cuarto lugar, se llega también a la conclusión de plantear un código de autorregulación sobre el que trabajen los periodistas. Un código que modere el trabajo de los profesionales de la información, y que, como en ocurre en la película, expulse de inmediato a los periodistas que modifiquen, falsifiquen o inventen la información.

Y la última conclusión: el papel de los medios, ya sean revistas, webs, periódicos, con una tirada y una difusión bastante menor a la de su principal rival. Si estos medios se conforman con todo lo que sus grandes rivales publican, nunca alcanzarán a esos nombres que ocupan las primeras posiciones. Por lo tanto, se destaca el buen trabajo de investigación y de análisis del periodista Adam Penenberg, que como también se ha dicho, hizo tambalear a una publicación como New Republic.

shattered-glass-3

Stephen Glass plantea escribir un tema sobre los hackers

“¿Cómo puedes inventar un personaje si tienes que fotografiar a todo aquel de quien escribes?”

 c) ¿Rigor, verificación y buen periodismo son sinónimo de medios tradicionales? 

Un periodista debe contar la verdad a su público. Por eso hay personas que esperan sus textos, o escucharle por la radio; de lo contrario, ese periodista, no existe. Eso es una premisa veraz. Partiendo de esa base, el rigor, la verificación y el buen periodismo, no son exclusivos de los medios tradicionales.

En España por ejemplo han aparecido recientes diarios online, como eldiario.es, que no lleva ni un año en la web, y ha alcanzado cierto prestigio, y su número de socios y de suscriptores crece a diario. Público fue otro periódico, en papel, que se lanzó unos años atrás y que también consiguió su nicho; a día de hoy, sólo continúa en la versión digital, por temas económicos, y no periodísticos.

Un periodista puede estar en un medio cualquiera, e independientemente de la línea editorial que deba “respetar”, nunca debe faltar a la verdad. Ya sea grande o pequeño el medio, debe de contar con profesionales de calidad, ceniñerse a las normas establecidas en el mundo del periodismo, y evidentemente a la propia ética personal. 

glass4

El director de New Republic habla con el director de Forbes

“Las historias las escriben las personas”

20451

Cartel de la película “El precio de la verdad”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carlos López y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s